Viernes, Septiembre 21, 2018
Text Size

Gallípoli

Aunque la zona de conflicto más conocida de la Primera Guerra Mundial es el frente occidental que discurre a lo largo de la frontera francesa, la contienda se desarrolla en otros escenarios : el frente ruso  o  los Balcanes. En esta última zona se desarrollan varias películas ambientadas en esta época: la francesa Capitan Conan (1996) del director Bertrand Tavernier o la australiana Gallípoli del director Peter Weir.

La batalla de Gallípoli constituye un intento aliado de derrotar rápidamente al Imperio Otomano ocupando Constantinopla y cerrar los estrechos entre el Mar Negro y el Mediterráneo aislando a los Imperios Centrales por el Este. Tras el desembarco de las tropas aliadas en la península de Gallípoli en febrero de 1915 intentaron infructuosamente superar las defensas turcas hasta enero de 1916 cuando se produjo el reembarco de las tropas aliadas. En el curso de la batalla perdieron la vida en torno a 250000 hombres por cada bando

En la película Gallípoli encontramos dos secuencias einteresantes. La primera una conversación que pone de manifiesto la ligereza con que los jóvenes se alistaban para luchar en la Primera Guerra Mundial, desconocedores del horror que iba a suponer el conflicto.

 

 

 

La segunda secuencia nos muestra una de las absurdas cargas sobre las líneas defensivas enemigas, tan comunes durante la Gran Guerra, en la que los soldados intentan asaltar  a la bayoneta calada una trinchera enemiga protegida por las modernas ametralladoras. Una vez más encontramos el contraste entre técnicas decimonónicas defendidas por la intransigencia militar  y modernas técnicas que reducen la importancia del factor humano en la guerra.

 

 

 

embed video plugin powered by Union Development

ERASMUS +